Obra

Proyecto Siqueiros | Acervo de obra

This movie requires Flash Player 9

En la habitación central del ala sur del edificio, con absoluto sentido didáctico, Siqueiros soluciona mediante la réplica de su obra realizada en Argentina en 1933, Ejercicio Plástico, la manera de exponer sus primeros estudios de poliangularidad visual. En la misma habitación encontramos también ejemplos del mismo tema basado en sus murales Cuauhtémoc contra el mito (1944), Muerte al invasor (1941-1942) y Alegría de la igualdad y confraternidad de las razas blanca y negra en Cuba (1943).

En lo que fuera su sala, desarrolla en acrílico sobre madera la obra Trazos de composición espacial del mural La marcha de la humanidad(1971-1973) que sería destinado al edificio del Polyforum. A partir de tres fotografías del mural antes mencionado, montadas en el muro norte, desarrolla una serie de trazos con los que inicia la transformación visual del espacio, es decir, a manera de matriz, las tres imágenes son el punto de inicio de una serie líneas y puntos de fuga con los que desdobla la arquitectura del Polyforum en una habitación, atrapando así al espectador que se sumerge ante un muro que aparentemente no tiene aristas.

Tres son las piezas que Siqueiros realiza para intervenir el piso de la Sala Siqueiros: Ejercicio Plástico (1933), ejecutada en la finca los Granados, Argentina y dos murales de grandes dimensiones que fueron creados por Siqueiros entre 1972 – 1973 en el que fuera el patio de la casa: Maternidad y Proyecto mural para una escuela del Estado de México.

Estas últimas obras son proyectos inconclusos que dan muestra de la personalidad del autor, que siempre buscó la experimentación con nuevos materiales, herramientas y técnicas.

Las obras fueron realizadas en acrílico sobre celotex y son transportables. Aquí nuevamente es evidente, mediante trazos y círculos concéntricos, que el artista elimina las aristas, dando al espectador la perspectiva de unidad continua.

Desde muy joven, David Alfaro Siqueiros supo de las atrocidades de la guerra; apenas era un adolescente cuando decide unirse al Ejército Constitucionalista en Veracruz durante la Revolución Mexicana. Más tarde, en 1937, su conciencia social lo hace viajar a España para incorporarse a la milicia del Ejercito Republicano, donde alcanza el grado de Coronel. En 1967, en la embajada de la Unión Soviética en México, recibe el premio Lenin por la Paz, que constaba de un diploma, una medalla y veinticinco mil rubros, dinero que obsequia a la República Democrática de Vietnam. Hacia 1972, Siqueiros realiza una serie de paneles independientes ejecutados en acrílico sobre celotex, obras que después de ser exhibidas en el extranjero, el pintor decide montarlas en la Sala de Arte Público Siqueiros. Estas obras, con el tema de la Guerra de Vietnam, son lo que conocemos hoy en día como Proyecto para mural no realizado (7 originales y 4 escenografías), una obra que con colores intensos transmite la magnitud de la guerra.

La colección de la Sala de Arte Público Siqueiros está integrada por 215 obras que el muralista conservó a lo largo de su carrera artística, algunas por su valor artístico y otras por su valor sentimental. Un ejemplo es el Retrato del Sastre W. Kennedy (1919), una obra de su período en formación que tiene gran influencia de la pintura metafísica de los artistas Carlo de Carrá y Giorgio De Chirico.

Asimismo, Retrato de Angélica (1947), es una obra singular, pues muestra a una Angélica Arenal sonriente a pesar de la profunda tristeza que delatan sus enormes ojos. Finalmente, Cristo de pueblo (1964),  plasma los momentos de sensibilidad espiritual que experimentó Siqueiros durante el cumplimiento de su condena en el Palacio Negro. Además de estos ejemplos, innumerables bocetos, dibujos en escorzo, croquis de composición espacial, litografías, xilografías y maquetas de algunos murales, así como también 115 obras de diferentes autores como Federico Canessi, VasiliEfimov y Lucio Parigi, son los elementos que complementan el legado artístico de David Alfaro Siqueiros.